¿Cuáles son las diferencias entre los trastornos de la alimentación y los desórdenes alimenticios?

¿Comes mucho y te sientes culpable? Esto se debe a que hoy en día la gente se avergüenza de sus necesidades básicas. Descubra las diferencias entre un trastorno alimentario y una alimentación desordenada.

A menudo nos sentimos culpables cuando comemos un poco de más o cuando simplemente tenemos hambre. ¿Cuándo podemos decir que tenemos un trastorno alimentario y cuándo lo tenemos?

¿Cuáles son algunas de las razones por las que las personas sufren un trastorno alimentario?

En la sociedad actual, estamos inundados de modas alimentarias, dietas de moda y aplicaciones tecnológicas que registran cada uno de nuestros movimientos y calorías quemadas, y la presión social para perder peso con el fin de tener un cuerpo y una apariencia bonitos es cada vez más acuciante.

Entonces, ¿qué ocurre cuando nos obsesionamos con esta “moda” y dónde está la línea que separa la alimentación desordenada de un trastorno alimentario? La cuestión de cuál es la ingesta calórica diaria estándar para los adultos es muy controvertida.

No se asume que la alimentación normalizada es un trastorno alimentario o una alteración de la conducta alimentaria cuando una persona consume alimentos cuando tiene hambre y deja de hacerlo cuando se siente moderadamente llena. Por el contrario, cuando una persona comienza a consumir alimentos como causa de estrés o aburrimiento, entonces la alimentación normalizada se convierte en un problema de alimentación o en un trastorno alimentario debido a problemas psicológicos.

Los trastornos alimentarios se producen cuando las personas comen por motivos distintos al hambre y la comida.

¿Qué es un trastorno alimentario y cuáles son los tipos más comunes? Las personas con un trastorno alimentario (TCA) tienen pensamientos obsesivos sobre la comida a diario. El individuo piensa en las calorías, en el sabor, en evitar la comida o en dónde comprarla. Pasarán horas planificando las comidas, contando las calorías y trabajando hasta el punto de afectar a su vida diaria.

Los trastornos alimentarios más comunes son los atracones, la anorexia nerviosa y la bulimia. Cada uno de estos trastornos alimentarios puede presentarse de forma diferente en cada persona y tener consecuencias para toda la vida.

¿Qué significan los trastornos alimentarios?

Los trastornos alimentarios no son un “trastorno alimentario” en sí mismo. Sin embargo, es el comportamiento anormal el que puede llegar a ser peligroso.

Aunque no existe una definición clínica definitiva de los trastornos alimentarios, el término se utiliza a menudo en la comunidad de tratamiento de los trastornos alimentarios para describir una variedad de conductas alimentarias anormales que aún no cumplen los criterios de un trastorno alimentario. Algunos creen que los trastornos de la alimentación, si no se tratan, pueden llevar a un trastorno alimentario. Sin embargo, no todas las personas con trastornos alimentarios desarrollarán un trastorno alimentario clínico.

A menudo nos sentimos culpables por comer un poco de más o simplemente por tener hambre. ¿Cuándo se puede saber que se tiene un trastorno alimentario y cuándo se tiene un trastorno alimentario?

Un trastorno alimentario se produce cuando las personas comen por motivos distintos al hambre y la comida. Las personas con trastornos alimentarios comen cuando están aburridas, comen cuando están estresadas, comen para cubrir sus emociones, se saltan comidas, comen sin límites y suelen vomitar, pueden saltarse grupos de alimentos importantes o comer lo mismo todos los días.

¿Cómo podemos clasificar los tipos de trastornos alimentarios?

La frecuencia y la gravedad del patrón alimentario anormal es el principal factor para distinguir la alimentación desordenada de un trastorno alimentario diagnosticado. Aunque los trastornos de la alimentación y los desórdenes alimentarios no se corresponden con los patrones alimentarios normales, los trastornos alimentarios tienen criterios de diagnóstico muy específicos que describen comportamientos frecuentes y graves.

Las personas con un trastorno alimentario (TCA) tienen pensamientos obsesivos sobre la comida a diario.

Muchas personas tienen relaciones problemáticas o desordenadas con la comida, el cuerpo y el ejercicio, lo que da lugar a una obsesión excesiva por contar las calorías, hacer ejercicio en exceso, hacer ejercicio sólo para perder peso, etc. Muchos profesionales de los trastornos alimentarios creen que la alimentación emocional se desencadena por la falta de conciencia. Por ejemplo, a menudo comemos inmediatamente después de terminar de comer, aunque ya no tengamos hambre, o comemos bocadillos simplemente porque estamos en esa situación, no porque tengamos hambre.

Manger inconscientement est le résultat direct de l’inconscience de ce que nous pensons, ressentons et faisons à ce moment-là. En consecuencia, la práctica de la plena conciencia en materia de alimentación no puede impedirnos manejar cantidades infinitas de alimentos sin que nos demos cuenta.

Los trastornos alimentarios más comunes son los atracones, la anorexia nerviosa y la bulimia. Cada uno de estos trastornos alimentarios puede presentarse de forma diferente en cada persona y tener consecuencias para toda la vida.

Los trastornos alimentarios pueden ir desde cualquier cosa que no se ajuste a la norma hasta un trastorno alimentario cercano.

Algunos ejemplos de “trastornos” alimentarios son:

  • Frenesí alimenticio y vómitos: La anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa son trastornos muy similares, ya que ambos implican comer y vomitar. La anorexia nerviosa tiene dos subtipos: la anorexia restrictiva y la anorexia de rechazo, mientras que la bulimia nerviosa se caracteriza estrictamente por comer y vomitar.
  • Vómitos autoinducidos: aunque los vómitos autoinducidos son un tipo de conducta de rechazo, las personas con anorexia y bulimia no necesitan vomitar para ser diagnosticadas con estos trastornos alimentarios.
  • Alimentación emocional: La alimentación emocional es una característica común de los trastornos alimentarios.
    La alimentación emocional se caracteriza por el uso de la comida como respuesta a las emociones negativas o positivas. Muchas personas que se dedican a la alimentación emocional utilizan la comida como un mecanismo poco saludable para llenar un vacío o para evitar sentimientos dolorosos como la tristeza, la ansiedad, el rechazo o la ira.
  • Dietas restrictivas y/o extremas: las dietas restrictivas se producen cuando las personas excluyen ciertos grupos de alimentos o alimentos de su dieta por razones de dieta, sabor, textura, objetivos estéticos, etc.
  • Abuso de laxantes: cuando las personas abusan de los laxantes para deshacerse rápidamente de la comida con el fin de perder peso o mantenerlo.

Edición Sanidad

A propósito

Cuestiones meteorológicas y medioambientales

Últimas noticias

El tiempo en México

El tiempo de mañana en tu ciudad, con actualizaciones minuto a minuto.